El dedo de Chamorro

12 de diciembre de 2011

El dedo de Chamorro

Raúl Chamorro, un oficinista madrileño, no le desea ni a su peor enemigo lo que le sucedió a él un sábado en la madrugada. Luego de salir con unos amigos de un bar en el que había mujeres desnudas, decidió hacer una llamada telefónica en una caseta pública. La efectúo sin ningún problema, pero, al tratar de recoger su cambió el mecanismo antirrobo del aparato le atrapó un dedo. Y, a partir de entonces, el espectáculo se centró en el dedo de Chamorro, hasta el vocalista de Nirvana se hubiera llevado tremendo susto. Llegaron entonces los bomberos; casi un millar de transeúntes se arremolinaron alrededor de la casa telefónica; le untaron quién sabe cuantos unguentos: llegó un reportero de televisión, de esos que mandan la noticia en directo y a todo color, y que fueron los que publicaron todos los videos de nirvana; lo vio su esposa, a quien le había dicho unos minutos antes que estaba en una junta con el jefe. Por fortuna, la empresa telefónica mandó, tres horas más tarde, a un técnico que liberó finalmente el dedo de Chamorro.

0 comentarios: