24 de mayo de 2020

Rinoplastia Ultrasónica Profesional


Rinoplastia Ultrasónica Profesional

El aspirador ultrasónico de hueso, que utiliza ondas sonoras para extraer el  hueso sin dañar el tejido blando circundante o las membranas mucosas, es una herramienta moderna y útil para los cirujanos que realizan la rinoplastia estética (cirugía estética de la nariz), hoy conocida como Rinoplastia Ultrasónica. Es practicada por los mejores cirujanos plásticos  la Rinoplastia en Castellon de la plana, entre ellos se encuentra Eduardo Simón que actualmente tiene su propia clínica en la cual ejerce su profesión de cirujanos con más de 25 años de experiencia, es la mejor elección.


Los cirujanos cosméticos tienen una variedad de herramientas para realizar la rinoplastia clásica, como sierras para huesos, escofinas de carburo y escofinas asistidas por energía. "Desafortunadamente, cada herramienta tiene limitaciones que disminuyen su utilidad". Por ejemplo, las herramientas pueden causar deformidades, dañar estructuras y tejidos circundantes, resultando difíciles de usar para tratar fragmentos óseos móviles u obstruir la visualización directa. El aspirador óseo ultrasónico que se usa en la Rinoplastia Ultrasónica, es un dispositivo que utiliza ondas sonoras para extraer hueso sin dañar el tejido cercano, causando el mínimo daño y permitiendo que la recuperación total en poco tiempo. Para demostrar lo necesaria u útil de esta cirugía, en revisiones retrospectivas e investigaciones previas antes de que fuera libre el uso de esta nueva técnica,  103 pacientes consecutivos  se sometieron a rinoplastia estética en una práctica académica de cirugía plástica facial de atención terciaria. El aspirador óseo ultrasónico se utilizó para procedimientos convencionales y también de formas novedosas para un mayor refinamiento estético, como abordar las deformidades y esculpir fragmentos óseos móviles. Tanto el cartílago tratado con el dispositivo como el cartílago no tratado se evaluaron mediante análisis histológico (microscopio) para detectar lesiones en el tejido. Los investigadores documentaron la satisfacción del paciente y del cirujano, así como las complicaciones. Los pacientes fueron seguidos con una semana, un mes, tres meses, seis meses y un año después del procedimiento. La duración media (promedio) del seguimiento fue de 3.2 meses, con un rango de cero a 14.2 meses. 


La aplicación más común del aspirador óseo ultrasónico fue para alisar los bordes óseos de la nariz, que se realizó en todos los pacientes. Los resultados se consideraron satisfactorios para todos los pacientes. Se produjeron complicaciones menores en siete pacientes (6,8 por ciento) tratados con el aspirador óseo ultrasónico. Ningún participante del estudio experimentó lesiones en la piel y los tejidos blandos.  Se concluyó que está nueva técnica que usa  el aspirador óseo ultrasónico es una herramienta útil para los cirujanos que realizan rinoplastia estética. El dispositivo permite la extracción precisa y gradual del hueso sin dañar el tejido blando circundante o las membranas mucosas; puede usarse para procedimientos tales como el refinamiento de irregularidades sutiles y la asimetría de los huesos nasales; y tiene algún riesgo significativo de complicaciones. "Se pueden encontrar múltiples aplicaciones en cirugía nasal", el perfil positivo de seguridad del dispositivo y los resultados iniciales justifican un mayor uso día con día.


Las cirugías que se pueden realizar con la Rinoplastía Ultrasónica son:
Paciente masculino primario: nariz sobreproyectada (nariz tensada), bóveda ósea ancha y punta asimétrica ancha, desviación septal. Rinoplastia ultrasónica con osteotomías completas y septoplastia ultrasónica.
Paciente masculino primario: nariz ancha y asimétrica en una cara asimétrica; desviación septal severa; joroba ósea Rinoplastia ultrasónica con osteotomías asimétricas y remodelación ósea, y septoplastia ultrasónica.
Paciente femenino primario: joroba nasal, punta nasal caída sobresaliente. Rinoplastia ultrasónica con reducción de la joroba piezoeléctrica, osteotomías parciales y remodelación de la punta.
Paciente femenino primario: reducción de joroba en una bóveda ósea ligeramente demasiado ancha; punta sobreproyectada. Rinoescultura ultrasónica con plastia en punta.
Paciente femenino secundario: nariz asimétrica sin soporte de punta, disfunción valvular. Cosecha de injerto de costillas piezoeléctricas para reconstrucción septal, reconstrucción de punta y reconstrucción valvular.
Paciente masculino primario: nariz torcida con joroba dorsal, desviación septal. Rinoplastia ultrasónica con osteotomías completas y septoplastia ultrasónica.


Para más información y tener un estudio individual de su problema es importante poner en conatacto con el Cirujano Plástico Eduardo Simón. Sin duda uno de los mejores cirujanos del país.

Más contenido...