14 de agosto de 2020

Preciosa Precious 2009


Preciosa Precious 2009


Llamarse Preciosa pero ser el hazme reír de la clase es como mínimo paradójico a la par que humillante. Precious es una joven inagotable, fuerte como ella sola, que arrasa hasta con el miedo más atroz de su vida. Precious es la fuerza y la esperanza encarnadas, es el poste que se resiste a ser arrancado por el huracán. Si hay alguien para dar ejemplo en esta vida de poder personal pese a sus ausentes herramientas esa es la gran Clareece Precious Jones. Lee Daniels nos oxigena este oscuro drama con momentos oníricos que se convierten en esperpento para una película seria donde su protagonista, como buena adolescente, sueña donde todo brilla y ella es la estrella de su vida. De una madre maltratadora y un padre violador, uno se pregunta qué clase de engendro puede salir de semejante situación. Pues una mujer fuerte que no se resigna ante el maltrato diario de un monstruo materno que vomita el mismísimo infierno por la boca y que se resiste a ser la víctima débil que la sociedad crea, ella es vulnerable, pero es más fuerte de lo que imaginamos. 


La edad de la protagonista es uno de los momentos más sensibles para cualquier ser humano, en el proceso de cambios hormonales y de madurez intelectual, que esta joven está obligada a dar a pasos agigantados. Pese al dolor físico y emocional de alguien con semejantes progenitores nuestra protagonista recorre un mundo imaginario de luz y brillo donde todo es ideal, y pese a pertenecer a un conflictivo barrio como Harlem, no es excusa de culpar la ignorancia como atrocidad perdonable, pues hasta en las mejores casas se viven infiernos inconfesables. Con la suerte de tener a un enfermero como Lenny Kravitz o una asistente en una sorprendente Mariah Carey, nuestra protagonista arranca con fuerza hacia la vida gracias a su profesora y sus compañeras de clase, todas ellas en una versión choni del extrarradio de Manhattan. Gabourey Sidibe se convierte en la revelación estrella de su año, dejándonos atónitos ante un humilde talento.


Más contenido...